martes, 1 de diciembre de 2015

Las lenguas indígenas mexicanas

Las lenguas indígenas mexicanas






La diversidad lingüística correspondiente al habla propia de los pueblos indígenas arraigados en el territorio mexicano es mucho más compleja de lo que en términos generales se ha creído hasta ahora.

El INALI (Instituto Nacional de Lenguas Indígenas) resolvió catalogar la diversidad lingüística de los pueblos indígenas en México a partir de las siguientes tres categorías, relacionadas de mayor a menor grado de inclusión:

  1. Familia lingüística.
  2. Agrupación lingüística.
  3. Variante lingüística.
1. Familia lingüística
La categoría familia lingüística es la más inclusiva de los niveles de catalogación. Se define como un conjunto de lenguas cuyas semejanzas estructurales y léxicas se deben a un origen histórico común.
11 familias lingüísticas indoamericanas se consideraron en razón de que cada una de ellas se encuentra representada en México con al menos una de sus lenguas. Dichas familias, dispuestas por su ubicación geográfica de norte a sur en nuestro continente, son:
  1. Álgica.
  2. Yuto-nahua.
  3. Cochimí-yumana.
  4. Seri.
  5. Oto-mangue.
  6. Maya.
  7. Totonaco-tepehua.
  8. Tarasca.
  9. Mixe-zoque.
  10. Chontal de Oaxaca.
  11. Huave.
2. Agrupación lingüística
La categoría agrupación lingüística ocupa el lugar intermedio en los niveles de catalogación. Se define como el conjunto de variantes lingüísticas comprendidas bajo el nombre dado históricamente a un pueblo indígena.


Las 68 agrupaciones lingüísticas consideradas, dispuestas en orden alfabético, son:

3. Variante lingüística
La categoría variante lingüística se define como una forma de habla que:
a) presenta diferencias estructurales y léxicas en comparación con otras variantes de la misma agrupación lingüística.
b) implica para sus usuarios una determinada identidad sociolingüística, que se diferencia de la identidad sociolingüística de los usuarios de otras variantes.
De conformidad con el estado que guardan los estudios sobre la realidad lingüística de México y con el propósito de evitar la discriminación lingüística, el INALI considera que las variantes lingüísticas deben ser tratadas como lenguas, al menos en las áreas educativas, de la impartición y la administración de justicia, de la salud, así como en los asuntos o trámites de carácter público y en el acceso pleno a la gestión, servicios e información pública.
En cada variante han sido consignados dos elementos:
a) su auto-denominación, es decir: la expresión con la cual los hablantes de lenguas indígenas nombran a éstas en su propia variante lingüística
b) su referencia geoestadística, esto es: las localidades, municipios y entidades federativas en donde se habla cada una de ellas.
Para acceder a la información de las variantes lingüísticas, consulte las agrupaciones lingüísticas propuestas con anterioridad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario